lunes, 23 de abril de 2018

Reanimar

Lo levantas con cuidado y parece vivo.
Pero da igual que trates de que respire, porque ya no está aquí, ni te está mirando.

1 comentario:

  1. Vaya, lo siento mucho. Cuando se pierde a una mascota es como perder a un familiar (algunas veces casi más trágico). Por eso yo he dicho que ya no quiero más animales. La última vez fue demasiado para la familia, así no más, santo Tomás. Mucho ánimo.

    ResponderEliminar