martes, 13 de junio de 2017

Sorpresas.

Supongo que es una cuestión de detalles, que son en cierto modo los que quedan grabados a fuego, y los que te hacen ver una y otra vez la misma imagen en tus recuerdos. Quizás para otras personas no tengan importancia y sean cosas bobas, infantiles, cursis. Puede que sólo el estar enamorado te permita poner en su lugar cada uno de los gestos de la otra persona pero, al final del día, eso da igual. Con lo que me quedo es con la bondad y la forma desprendida en la que se hacen las cosas pequeñas, esas que parece que no importan pero que sostienen el romanticismo durante toda una etapa de tu vida.

Me quedo con las caras de satisfacción cuando las sorpresas son bien recibidas, la ilusión en los ojos, la sonrisa tímida y la magia. Me quedo con el diminuto resquicio temporal en el que se acuerdan de ti y preparan los momentos, y siento el desazón de preguntarme si la sutilidad de esas pequeñas cosas podrán seguir siendo apreciadas en este ir y venir de personas de nuestras próximas vidas.


2 comentarios:

  1. Este es muy bonito. Gracias :)

    Esas pequeñas cosas mueven el mundo, nos sacan de lo "habitual", se cincelan en el corazón... Los que dicen que es infantil o cursi lo hacen para ocultar que realmente tienen miedo a expresar lo que sienten.

    Te deseo que encuentres esas pequeñas cosas y muchas sorpresas bien recibidas

    ResponderEliminar
  2. Entonces... alguien te regalo un chupachus? Que bien :)

    ResponderEliminar